Qué es la «Ley de hierro de la oligarquía»

By | 28/02/2021

La «Ley de hierro de la oligarquía» es una teoría política desarrollada por primera vez por el sociólogo alemán Robert Michels en 1911 en su libro Partidos políticos.

En este libro explica la teoría de la «Ley de hierro de la oligarquía», que afirma que el dominio de una élite, o oligarquía, es inevitable como una «ley de hierro» dentro cualquier organización democrática como parte de las necesidades técnicas y tácticas de organización.

La teoría de Michels afirma que todas las organizaciones complejas, independientemente de cómo democráticas son cuando empiezan, eventualmente se convertirán en oligarquías. Michels observó que dado que ninguna organización lo suficientemente grande y compleja puede funcionar como una democracia directa, el poder dentro de una organización será siempre delegado a individuos dentro de ese grupo, elegidos o de cualquier otra forma.

Según Michels, todas las organizaciones finalmente son lideradas por una «clase líder», quienes normalmente funcionan como administradores, ejecutivos, portavoces o estrategas políticos para la organización. Lejos de ser «sirvientes de las masas», Michels argumenta que esta «clase líder», en lugar de ser simples miembros de la organización, crecerán inevitablemente a dominar las estructuras de poder de la organización. Controlando quién tiene acceso a la información, los que están en el poder pueden centralizar su poder de forma exitosa, a menudo con poca responsabilidad o rendición de cuentas, debido a la apatía, indiferencia y la falta de participación de la mayoría de los miembros base en relación con el proceso de toma de decisiones de su organización.

Michels argumenta que todo intento democrático de mantener posiciones responsable de liderazgo tienen tendencia a fracasar, dado que con el poder viene la habilidad de premiar la lealtad, la habilidad de controlar información sobre la organización, y la habilidad de controlar qué procedimientos la organización sigue a la hora de tomar decisiones. Todos estos mecanismos pueden ser usados para influir fuertemente en el resultado de cualquier decisión tomada «democráticamente» por los miembros.

Afirmó también que el objetivo oficial de eliminar el dominio de una élite en una democracia representativa era imposible, la democracia representativa es una fachada que legitima el dominio de una élite particular, y esa élite que domina (oligarquía) es inevitable.