Leonmarinismo – Técnica para ganar un debate

By | 23/10/2022

El leonmarinismo (o sealioning) es la técnica erística consistente en entrar de forma «cortés» a un debate pero no parar de exigir cosas, sobre todo información. Se disfraza de amable interés por conocer los fundamentos de la posición del otro, pero si caes en la trampa pronto te verás atrapado debido a que tu interlocutor nunca acepta nada de lo que le das: se escuda en que la información es insuficiente, en que no dice de manera literal lo que tú afirmas o en que no basta para fundamentar tu posición. Cuando quieras darte cuenta habrás perdido horas en un debate que era estéril desde el principio, porque tu interlocutor nunca quiso informarse sino desgastarte.

Sealioning, o hacer el “lobo marino”, es una expresión acuñada por David Malki en su cómic Wondermark, que se refiere a quienes se meten en una conversación haciendo preguntas sin tener ningún interés en las respuestas, sino únicamente para hacer perder tiempo a su interlocutor. Las preguntas que hace el lobo marino no se deben a la curiosidad, algo natural y a lo que la mayoría de personas están encantadas de responder. Al contrario, son preguntas realizadas de “mala fe” pero de forma educada, con el pretexto de que quieren conocer mejor o aclarar alguna cuestión. Sin embargo, cuando el interlocutor responde, el lobo marino se centra en hacer más preguntas o malinterpretar las respuestas, pidiendo más y más información.

Imagen

Los datos solicitados suelen ser fáciles de encontrar mediante una búsqueda rápida en Google para cualquier persona que tenga verdadera curiosidad, pero el objetivo del lobo marino no es aprender, sino atosigar a la otra persona hasta que diga algo erróneo o se canse de contestar, para protestar por esa falta de educación. Siempre mantendrá una falsa actitud educada y respetuosa e intentará sacar de quicio a la otra persona para lograr que pierda las formas y poder criticarla por ello.

Cuando nos atacan uno o varios lobos marinos es muy difícil defenderse, y al finalizar la conversación suelen dejar una sensación de impotencia y agotamiento mental al entender que hemos caído en la trampa y no estaban interesados en nuestro punto de vista, sino en molestar.

(Visited 2 times, 1 visits today)